Hoy en día Google es el rey de los buscadores, un rey que parece imposible de destronar, ya que acapara más del 88% del total de búsquedas on-line. A mucha diferencia, aparece Bing de Microsoft con un 6%, Yahoo con un 2,5%, Baidu con un 0,6% y Yandex con un 0,25%, y además estos 2 últimos íntimamente relacionados a países “cerrados” como China y Rusia.

Statistic: Worldwide desktop market share of leading search engines from January 2010 to October 2020 | Statista
Find more statistics at Statista

Ni a corto ni a medio plazo esto va a cambiar, pero a largo quién sabe, y si no que se lo digan a AOL, o a la propia Google hace 20 años:

En todo caso, de suceder un cambio, las cosas no van a ser tan sencillas como antes, Google es lo suficientemente poderoso como para no temer la irrupción de un pequeño, por mucha tecnología revolucionaria que traiga éste bajo el brazo, y en todo caso, podrá absorberlo sin problema si lo cree conveniente, como de hecho es habitual en estas tecnológicas, atentas a cualquier nuevo know-how que puedan integrar en su negocio. En este sentido el mayor peligro de la propia Google está en casa.

Y es que no son pocos los reyes que han caído por malas decisiones de sus directivos: Yahoo, Nokia, AOL, Apple si no llega a ser por el revulsivo de Steve Jobs, y casi me atrevería decir que hasta Microsoft, que ha agradecido enormemente el nuevo rumbo impulsado por Satya Nadella.

En todo caso, es imposible predecir qué sucederá en el futuro, pero sí podemos estudiar el panorama actual, que ofrece pocas alternativas en algo tan sensible como es la puerta de entrada a internet.

Centrándonos en el smartphone, desde el cuál probablemente hacemos la mayor parte de búsquedas hoy en día, al adquirir un iPhone el buscador por defecto es Google, esto no es así porque Apple considere que es el mejor o más adecuado, sino porque la primera estaría pagando entre 8.000 y 12.000 millones de dólares anuales para ello, cifra imposible de concretar porque no es pública, pero que se intuye gracias a investigaciones como la del New York Times: https://www.nytimes.com/2020/10/25/technology/apple-google-search-antitrust.html

Si adquirimos un smartphone Android, es decir con el sistema operativo de la propia Google, el panorama no invita a disponer de muchas más opciones. Y es que tras la histórica multa en 2018 de la UE a Google por abuso de posición dominante (4.340 millones de euros), ésta decidió ofrecer una solución para que pudiéramos escoger libremente el buscador por defecto en un móvil Android. Sin embargo, la metodología elegida por Google tiene su lado oscuro. Básicamente cada 4 meses Google realiza una subasta por país, en la que pueden participar el resto de buscadores, de dicha subasta se escogen a los 3 que acompañarán a Google durante la elección del buscador por defecto. Los peros, por un lado que estas 3 opciones se añaden sin orden alguno y a modo secundario, por otro, que sólo buscadores de otros grandes (Microsoft con Bing y similar), pueden pujar cantidades de dinero suficiente como para llevarse la subasta, dejando de lado a alternativas como DuckDuckGo que orientadas privacidad, no tienen el músculo financiero suficiente. De modo que nos quedamos sin alternativas orientadas a privacidad, que eviten cosernos a rastreadores y anuncios, que por otro lado financian estas subastas.

Resumiendo todo lo anterior, es muy complicado comprometer el estatus del rey de los buscadores a día de hoy, ¿o no?

Y es que según varios medios, entre ellos el Financial Times https://www.ft.com/content/fd311801-e863-41fe-82cf-3d98c4c47e26, Apple estaría trabajando en el desarrollo de su propio motor de búsqueda, motivado especialmente por la vigilancia que las autoridades están haciendo del acuerdo multimillonario que tienen suscrito con Google por el tema de buscador por defecto. En estas fuentes se cita el esfuerzo de Apple en la contratación de especialistas como John Giannandrea, el que fuese jefe del equipo de inteligencia artificial de Apple.

En todo caso, no lanzaría campanas al vuelo, este motor y especialistas vienen muy bien a Apple para su propio ecosistema: Siri entre otros, y por otro lado la situación actual es muy cómoda para ellos. Otra cosa, es que las autoridades tachen el acuerdo entre ambas compañías como ilegal, y cambien las reglas del juego, para lo cual también tiene sentido que Apple haya desarrollado un plan B.

Sea como fuere, se agradecería otro actor en el tema de buscadores, y más del calado de Apple, que podría poner un poco patas arriba todo, y derivar en una competencia más sana, que además siempre conlleva una mejora y evolución del ecosistema, y por tanto de los servicios que todos hacemos uso a diario.